Existe la falsa creencia que el psiquiatra infantil es el profesional que se ocupa de los locos, de los casos muy graves o incurables. Esto no es cierto. La mayor parte de las consultas de psiquiatra infantil son realizadas por problemas referidos a la crianza en el hogar y por desajustes en la escuela. La demanda surge cuando padres, docentes y/o pediatras consideran necesario una opinión especializada para ayudar a superar dificultades concretas o aliviar el sufrimiento de un niño o adolescente en algún aspecto de su vida.

Existe también la convicción de que el psiquiatra infantil sólo prescribe medicación mientras que el psicólogo es quien realiza las psicoterapias. Esto tampoco es cierto: el psiquiatra infantil está preparado para ayudar y orientar en los problemas de crianza y manejo con niños y adolescentes.

Muchos psiquiatras infantiles realizan una formación específica complementaria que les permite desarrollar distintos tipos de psicoterapias (terapia de juego, terapia cognitivo conductual, terapia familiar,…) como parte de su actividad asistencial. Nuestro centro se enorgullece de poder contar con una profesional con un alto grado de capacitación y experiencia en diversas técnicas psicoterapéuticas.