La rehabilitación y la estimulación cognitiva son métodos terapéuticos destinados a mejorar o compensar los déficits neurocognitivos producidos por procesos que afectan el normal funcionamiento cerebral.

Está indicado para aquellas personas que por diversos motivos presentan dificultades en su capacidad para recordar, concentrarse, pensar, hablar con fluidez, razonar, resolver problemas, organizarse, etc.

La intervención estará dirigida a mejorar o mantener aquellas funciones que se encuentran alteradas, y a potenciar aquellas otras que están conservadas.

En el caso de niños y adolescentes, la estimulación cognitiva resultará des especial utilidad pues gran parte de sus funciones cognitivas todavía están en vías de desarrollo y su maduración no se ha establecido definitivamente.
tiene su principal aplicación en trastornos evolutivos o del desarrollo, donde se ve afectada la maduración de ciertas funciones cognitivas que todavía no se han establecido definitivamente. Dentro de este grupo podemos situar por ejemplo a los problemas de aprendizaje, al TDAH y/o al autismo.