Cuando se prescribe un medicamento habría que explicar las razones por las que se hace y el efecto que tendrá en el problema del niño.

Es muy importante que los padres comprendan el objetivo de la medicación y se aseguraren de que esta se administra correctamente.A continuación se plantean varias preguntas a realizar por los padres para ayudarles con este cometido:

  •         ¿Qué son los nombres genéricos y comerciales de los medicamentos?
  •         ¿Por qué se prescribe el medicamento?
  •         ¿El medicamento fue útil con otros niños que sufren dificultades similares?
  •         ¿Cómo funciona el medicamento?
  •         ¿En cuánto tiempo se verán los resultados?
  •         ¿Cómo y con qué frecuencia se toma, en qué dosis, y qué hacer si se salta una dosis
  •         ¿Existen efectos secundarios? ¿Cuáles son?
  •         ¿El medicamento es potencialmente adictivo?
  •         ¿Se necesitan análisis de sangre o laboratorio antes o durante el régimen de medicación?
  •         ¿El medicamento interactúa con otros medicamentos?
  •         ¿Debo informar a la escuela sobre el medicamento?
  •         ¿Durante cuánto tiempo mi hijo deberá tomar este medicamento?
  •         ¿Cómo se tomará la decisión para interrumpirlo?
  •         ¿Con qué frecuencia se supervisará la respuesta del niño al medicamento? ¿Quién lo hará?

Al igual que sucede con cualquier otro tipo de tratamiento, la intervención farmacológica debe apoyarse  en un trabajo conjunto entre padres y el profesional que asista al niño. Al hacer preguntas y mantenerse informados, los padres desempeñan un rol fundamental en el proceso.