FAMILIA

La familia es el medio donde los seres humanos aprendemos y nos desarrollamos de manera prioritaria. El bienestar familiar permite a sus integrantes contar con una estabilidad psicológica y emocional. Es allí donde los individuos aprenden tempranamente a dialogar, a escuchar, a conocer y desarrollar sus derechos y deberes como persona.

En algunas ocasiones este ambiente de crecimiento se ve truncado por diversos motivos:

  • crisis conyugal o de pareja

  • conflictos asociados a la ruptura de la convivencia

  • crisis paterno-filiales

  • desacuerdos en la crianza y educación de los hijos

  • crisis de la familia extensa (abuelos, tíos, primos, etc),

  • adolescencia de los hijos

  • problemas de comunicación, etc.

Por otro lado, la presencia de patología psiquiátrica (ya sea tanto en el menor como en el adulto), supone un factor de gran estrés para toda la familia, pudiendo deteriorar las relaciones entre sus miembros y generar un clima de tensión y disarmonía creciente. Obviamente los niños se presentan siempre como la parte más vulnerable.

La intervención terapéutica resultaría incompleta si no se tuviesen en cuenta todos estos aspectos. El trabajo con la familia resultará por tanto una labor esencial de nuestro equipo, dedicando especial atención a la psicoeducación, apoyo y orientación, principalmente de los padres, pero también de todas aquellas personas de la unidad familiar que también lo puedan requerir.

Es muy importante tener presente que muchas veces ser un buen modelo es el mejor modo de ayudar.