TRATAMIENTO

Una vez se establece un diagnóstico clínico preciso, ya se podrá iniciar un plan de tratamiento con objetivos y metas claras. Este trabajo suele implicar la intervención directa con el mismo niño y el asesoramiento de los adultos que intervienen en su educación.

El tratamiento de niños con problemas de salud mental, tiene como finalidad ayudarles a recuperar su bienestar y a que remita el trastorno que presentan.

Los objetivos se centran en disminuir el malestar emocional de los niños, facilitar el desarrollo de unas relaciones interpersonales más saludables y la adquisición de conductas más funcionales, que garanticen su mejor adaptación al entorno que les rodea.

En aquellos casos que así lo requieran, se buscará intervenir en el mismo entorno natural del menor. Esto supone desplazarnos personalmente a los ambientes significativos para la familia y el niño (vivienda, colegios, parques de ocio,..) donde es probable se pongan de manifiesto gran parte de las conductas problemáticas a tratar.

Independientemente del diagnóstico o problema específico con que nos encontremos, consideramos que su hijo es una persona especial y única. Por tanto, adaptaremos el tratamiento a la medida de las necesidades específicas de cada niño. Esto supone que los datos particulares sobre el formato del tratamiento, su duración y los métodos a seguir pueden diferir de un caso a otro. A menudo incluso se recomienda más de una forma de tratamiento para un niño y la familia.

Las principales formas de intervención terapéutica son la Psicoterapia y el tratamiento farmacológico.

Es muy importante tener en cuenta que una intervención precoz, ayudará a prevenir el desarrollo de trastornos futuros más severos.

PSICOTERAPIA

La Psicoterapia consiste en una intervención en la que el terapeuta, a través de un espacio confidencial, facilita el desarrollo de estrategias que permitan al niño/adolescente resolver las dificultades que le han llevado a consulta, y que le impiden su desarrollo sano como individuo.

Para ello se hará uso de diversas estrategias centradas en mejorar aspectos de aprendizaje, comunicación, autoestima, habilidades sociales, resolución de conflictos, manejo del estrés y autocontrol emocional.

Algunos niños se benefician con una combinación de diferentes enfoques psicoterapéuticos. En otros casos, puede resultar más efectiva la combinación de medicamentos con psicoterapias. Algunas psicoterapias suelen requerir tiempo, esfuerzo y paciencia. Sin embargo, a muchos niños les permite aprender nuevas habilidades con resultados positivos a largo plazo.

A continuación describimos las orientaciones psicoterapéuticas más frecuentemente utilizadas por nuestro equipo. Señalar no obstante, que nuestro encuadre es integrador, con predominio cognitivo-conductual.

marca enlace2Tipos de Psicoterapias

 TRATAMIENTO FARMACOLOGICO

¿Qué es el tratamiento farmacológico?

Los psicofármacos son sustancias que actúan a nivel cerebral regulando los desequilibrios neuroquímicos que subyacen a muchos trastornos psiquiátricos. Sus efectos positivos se reflejan tanto a nivel del estado de ánimo como en la conducta.

Los psicofármacos representan una de las alternativas para el abordaje integral de los trastornos mentales de inicio en la infancia y la adolescencia. Se recomienda por tanto que esta modalidad de tratamiento se utilice siempre en combinación con otras intervenciones psicoterapéuticas y no debe ser interpretada como una forma de controlar la conducta de los niños o de hacer que “molesten lo menos posible”.

En algunos casos, los fármacos suponen el tratamiento de elección y pueden contribuir a mejorar considerablemente la vida del niño. Su finalidad es reducir o eliminar los síntomas que conforman el cuadro clínico responsable de los problemas emocionales, de comportamiento y/o aprendizaje que presentan los niños.

En el caso de decidirse emplear psicofámacos, éstos deben formar parte del plan terapéutico en el que se han de considerar todos los aspectos de la vida del niño o del adolescente.

El uso de fármacos para tratar los trastornos psiquiátricos de niños y adolescentes es uno de los campos con mayor desarrollo en los últimos años, siendo numerosas las evidencias científicas acerca de la eficacia y seguridad de muchos medicamentos.

En cualquier caso el empleo de medicaciones psicótropas en niños y adolescentes nos obliga a obrar con una especial prudencia cuando las incluyamos como parte del plan terapéutico. Es importante tener presente que cada niño tiene necesidades individuales y cada niño necesita ser supervisado de cerca mientras tome medicamentos.

La farmacoterapia requiere de un conocimiento minucioso del fármaco, de sus indicaciones y riesgos potenciales. Resultará imprescindible comparar todo esto con la efectividad clínica, definiendo una balanza adecuada que nos permita una mejor toma de decisión. En este sentido es importante señalar que al margen de las indicaciones generales siempre deberá evaluarse cada caso a nivel individual, debiendo tener presentes la severidad del trastorno a tratar, sus limitaciones funcionales y la situación personal de cada menor y familia.

Cuando prescribamos una medicación debemos considerar también los objetivos que se persiguen con la medicación y la probabilidad de conseguirlos, pues el fármaco siempre constituirá un medio de ayuda y no un fin.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que tanto las Agencias Reguladoras de Medicamentos como las más prestigiosas Guías de Práctica Clínica en las que se asienta la práctica médica de excelencia, garantizan que solo aquellos medicamentos con demostrada eficacia y seguridad, sean los que finalmente se autoricen e indiquen para tratar los trastornos psiquiátricos que afectan a la población infanto juvenil.

marca enlace2¿Cuando se debe considerar el tratamiento farmacológico?

marca enlace2¿Cuáles son los Trastornos Psiquiátricos donde se ha demostrado la utilidad del tratamiento farmacológico?

marca enlace2¿Qué deberían conocer los padres sobre los fármacos?